RECICLAR, UNA LABOR QUE REQUIERE DE LA FUERZA DE TODOS

Doña Gilma - Reciclar una labor....

“Hay mucha gente que vivimos del reciclaje, muchos que les ayudamos a los hijos para el estudio. Cuando desde las casa separan los residuos para nosotros los recicladores el trabajo es más fácil; digo residuos porque nada es basura, todo se puede reutilizar; porque hasta de los desperdicios de comida se puede hacer el compostaje”.

Así se refiere Gilma Luz Saldarriaga a su trabajo como recicladora; ella es una mujer que vive en Barrio Olaya Herrera de la ciudad de Medellín, es madre de cinco hijos, abuela de siete nietos, está afiliada a RECIMED desde hace siete años; además, participa de las actividades de Recimayor. En su casa y en su barrio, Gilma dice cumplir con una función pedagógica muy importante: enseñara a reciclar a sus familiares y vecinos; y aunque no se expresa con términos técnicos para convencerlos posee un amplio conocimiento que le ha dado la experiencia. Es una mujer alegre, de sonrisa amplia y gran legitimadora en el tema del reciclaje.

Su trabajo en la Cooperativa RECIMED consiste en separar el material que llega a la bodega. Dice que le gusta hacer lo que hace porque se mantiene activa, por el valor que tiene su oficio para el medio ambiente y porque con sus ingresos ayuda a uno de sus hijos con los gastos de la universidad.

Recomienda a las personas que reciclen, que separen las basuras, que no las mezclen porque destruyen gran parte del material “hay que juagar bolsas, latas, botellas y luego secarlas antes de depositarlos en las canecas. A veces uno se pone todo contento ¡hay encontré reciclaje! Pero vaya a ver, si está manchado de café, de yogurt o de aceite ya no sirve”. Para Gilma reciclar es sinónimo de descontaminación, de ingresos económicos, de ahorro  y aprovechamiento de recursos. “Reciclar es cuidar el Planeta es una labor que requiere la fuerza de todos”.