separación en la fuente

Separar en la fuente es la opción

La Separación en la fuente es la actividad de seleccionar y almacenar los diferentes residuos sólidos en su lugar de origen, para facilitar su posterior manejo y aprovechamiento.


Separar en la fuente los diferentes residuos sólidos que se generan a diario, es un acto responsable con la humanidad y con el planeta. Según cifras de Emvarias, el Área Metropolitana del Valle de Aburrá produce 3.055 toneladas de residuos sólidos cada día, de los cuales solo se recupera un 14%, una cifra muy baja de acuerdo al potencial de aprovechamiento que existe.

Una familia de 4 personas produce en promedio 2 kilos de residuos sólidos al día.

Frente a este panorama, la separación en la fuente es una forma de ayudar a reducir el impacto negativo de los residuos sólidos en el medio ambiente y prolongar la vida útil de los rellenos sanitarios, pero para esto, necesitamos que esta actividad se convierta en un hábito cotidiano en los hogares, empresas, colegios, universidades y en el comercio en general. Para separar en la fuente los residuos sólidos se deben clasificar en los siguientes grupos:

  • Aprovechables: Son todos los residuos que por sus características se pueden reutilizar a través de un proceso industrial o casero de reciclaje. El Papel y cartón, vidrio, plástico, tetrapack y metal son ejemplos de este grupo.
  • No aprovechables: A este grupo pertenecen todos los residuos que no ofrecen ninguna posibilidad de aprovechamiento en un proceso de reciclaje o reincorporación en un proceso productivo. El icopor, los pañales, toallas higiénicas, protectores diarios, papeles con recubrimientos plásticos o metalizados, cerámicas; el papel carbón y las envolturas de las papas fritas son algunos de los residuos no aprovechables.
  • Orgánicos: son los que se descomponen naturalmente y de forma rápida por acción biológica, están formados por residuos de los alimentos, restos vegetales de la poda y jardinería, restos de la carpintería y la popó de las mascotas.

Te invitamos a leer: El Punto Ecológico, una motivación para aprender a reciclar

Hay maneras muy creativas de reutilizar algunos residuos no aprovechables, como los empaques de las papas fritas.

Separar en la fuente, bolsos reciclados
Bolso elaborado a partir de empaques de snacks, o “mecato” como se le conoce.

Lo ideal es utilizar un recipiente o una bolsa para cada uno de estos residuos; pero ten siempre presente, que en ninguno de ellos debes depositar residuos peligrosos, como: recipientes de sustancias tóxicas o venenosas, jeringas, medicamentos, aparatos eléctricos y electrónicos, entre otros; pues estos se deben entregar en los puntos designados para tal fin.

Entrega al reciclador de tu sector todo el material aprovechable limpio y seco.

Al separar en la fuente, se contribuye con el medio ambiente y con la labor de los recicladores, ya que evitamos que miles de toneladas de material aprovechable sean depositados en los rellenos sanitarios, y que los recicladores reciba el material reciclable de mejor calidad, directamente de nuestras manos, limpio y seco, esto mejora sus ingresos diarios y su calidad de vida.

Comparte con nosotros tu experiencia con la separación en la fuente de los residuos sólidos.